CASSINA, LE CORBUSIER Y JAIME HAYÓN

HISTORIA DE UN ÁRBOL |  Detrás de la colección de Hayón para Cassina hay una historia que merece ser contada, en la que Le Corbusier es de nuevo protagonista. Y cuando esto sucede el valor emocional del objeto se multiplica para cualquier amante del diseño. La casa de Le Corbusier llamada Villa Le Lac Paulownia, al borde del lago Leman en Ginebra, debía su nombre a un espléndido árbol, el Paulownia, que Le Corbusier plantó en 1924. El Paulownia proviene de China, por lo que su exotismo llamaba la atención de todos y se convirtió poco a poco en un icono del jardín de la Villa Le Lac. El árbol enfermó recientemente, y se avisó a Cassina de la necesidad de talarlo. Al saber esto, la editora italiana solicitó quedarse con el árbol y enseguida pensó en convertirlo en algo duradero para que de algún modo sobreviviera. Y así ha sido, pues la colección diseñada por Jaime Hayón está realizada con los restos sanos de la madera del árbol original. Claro está que se trata de una edición limitada de Cassina, por la propia naturaleza y por lo tanto, una verdadera joya de colección, llena de significado. VER TODO HAYÓN AQUÍ. Ver la web de su estudio: AQUÍ.